martes, 4 de mayo de 2010

Estas cosas se avisan

Hora: 06.30 de la tarde Día: Martes

Lugar: Parada del autobús, enfrente de tu portal

Situación: Una está tranquila, relajada y un tanto adormilada por la recién siesta que se ha pegado de unas 2 horas. Está abstraída en pensamientos inocuos (porque su cerebro no da para más)
No hay mucha gente por la calle, al lado un parque y el sonido de los árboles azotados por el viento.

Por detrás (y a traición) oyes una voz que te pregunta “algo” aparece un chico (unos ojazos dirías tu…porque no creo que recuerdes mucho del resto, bueno si..de su pelo negro, de su cuerpo atletico, de su bolsa de deportes de color azul en su espalda....)
-¿Pasa la 485?
Por un breve periodo de 5 milésimas de segundo aunque te parece una eternidad (para ti las manecillas de los relojes se frenan, los sonidos cesan y el mundo se para ante la escena)
Logras (a duras penas) asimilar las palabras de su boca y titubeas….
-N..No…, no ha pasado todavía ninguna.
(Ni quieres que pasen en 8 años u más) y…. (¿Cómo me llamaba? ¿Por qué estoy aquí? ¿A donde voy? Y otras tantas preguntas sin respuesta)
-No… ¿Qué si pasa la 485? (el chico ya pensaría: he ido a preguntar a la sorda del barrio)
-Si..si pasa (si, si quiero…puede besar a la novia ya)
-¿Sabes cuanto tarda?
(Estas ahora como para ponerte a pensar y calcular tiempos...Empiezas a pensar que lo hace a propósito, solo para provocar, ¡¡cabrón!!
No le vuelvas a mirar a los ojos...no le mires a los ojos, es como Medusa, si los miras te quedarás paralizada)
-Uhmm no se..30 minutos o 20…pasa a “y media” y a menos cuarto o menos diez…
(Podrías haber seguido por todo el recorrido del reloj…pero esa incontinencia verbal te hubiera delatado, si no me te ha delatado ya tu cara color bermellón fuerte.
-Gracias (te dice…y encima ¡Te sonríe!)
(Las que tu tienes….y ya de paso dale las gracias también a tu familia por la genética que has heredado, más concretamente a la madre que te parió)
Y ¿Ahora por qué te entra la risa? (a ver, piensas: si yo dejé al Pavo…muy tranquilito ya hace mucho tiempo,lo jubilé ya... fuera Pavo… fus fus…intentas ahuyentar al pobre animal, sin obtener mucho éxito)
Disimuladamente te vas detrás de la parada a reírte tú sola so pena de que la gente te tome por loca.
Empiezas a rezar y te encomiendas a todos los santos que sabes para los autobuses se retrasen, siempre lo hacen, te pasas media hora en la parada todos los días, pero no..hoy tenía que ser diferente, obvio que la Ley de Murphy no te puede dejar tranquila ni un solo momento, tu autobús llega 2 minutos después, ahora que te habías dado cuenta que al estar detrás de él, veías otros atributos del chico también muy atrayentes)

NOTA DE LA BLOGERA: En mi caso, pensé que cómo era posible que mi novio viviera a 544 Km de distancia y que no le hubiera visto desde hace 102 horas y 32 minutos y 54 segundos (no, estas cuentas no las hice en ese momento...)

2 comentarios:

Diana dijo...

jajaja muy buenoooo me he reido muchooo

Anónimo dijo...

¡Sigue escribiendo! :)