miércoles, 8 de febrero de 2012

como las cebollas

No tengo mucho que contar, ivernar (porque no se le puede llamar dormir) estudiar ( o intentar meterme temario en la cabeza, ante la clara imposibilidad de hacerlo) y tomar caldito caliente (como las viejecitas)
Uno de mis grandes viajes se basa en ir a la Biblioteca que está atrás de mi casa y volver a casa. Que Climbing the walls.

y aqui viene lo de las cebollas, hoy mismamente he tenido que recorrer todo Madrid (en Metro, claro) y creo que llevaba un kilo más de ropa conmigo.
dos medias(pantys, como cuando era niña), los pantalones, las botas, dos camisetas interiores, dos gerseys una chaqueta super tupida que me compre hace años, pero con lo caliente que estoy con ella jamás la tiraré /aunque está llena de bolas/ es que al cerrarla me sirve de bufanda, el abrigo, el gorro y las orejeras.

Si, me han faltado los guantes...pero es que me da igual llevarlos o no, porque siempre se me quedan las manos igual de congeladas...

Feliz temporada glaciar.

PD He recordado un verano hace años en el Pueblo, que le dije a mi madre por 1000 pesetas me metia en el Lago, me metí a bañar en el Lago de Sanabria que es un lago glaciar, no digo más...eran otros tiempos ahora por 6 E no me muevo del sofa y menos meterme a aguas gélidas Como ha cambiado la vida....

3 comentarios:

ODRY dijo...

Nena yo me llegue a bañar en la pedriza y gratis, ahora no salgo del radiador, ja ja ja

Un besote.

Nahia dijo...

A ver si empieza a hacer menos frío porque yo también estoy harta de ir encogida por la calle...

Este fin de semana he estado de mini escapada en Lanzarote y qué diferencia de clima!! Allí sí que se puede vivir en condiciones ;))

Isabel y sus cositas dijo...

Como va esa ola de frío? Por aquí ya hemos vuelto a temperaturas normales para la época en la que estamos y sin salir a la calle y quedarnos congelados jeje.
Un beso.