lunes, 10 de octubre de 2011

Mi nene

Para los que se preguntan, si es que alguién lo hace, el porqué del fanatismo hacía mi novio e aqui una prueba irrevocable.Imposible de terminar de leer su relato, por la risa que me causaba. Y sigo enamorada de su forma de expresarse, envidia sana le tengo, si yo pudiera expresar así 5 minutos de mi vida... ALEX: Ahora, aquí, en la soledad de la noche, me dedico a contemplar en silencio el infinito, a sentir en mi piel la brisa del mar... y a imaginar que por fin estoy con alguien especial.
Estaba yo repartiendo una bonita publicidad de una clínica dental que anunciaba que dejaba los dientes como perlas suizas, cuando de repente, en uno de los parkings públicos allí ubicados se armó la marimorena.

Un chino con una gran furgoneta parecida a la Ducatto miesense quería aparcar en la tradicional doble fila malagueña, dejando encerrados a otros dos coches. La aparcacoches, evidentemente, le dijo al chino que de eso nada, que ahí no podía dejar su vehículo.

Tras un pequeño intercambio verbal a gritos verduleros, el chino dio marcha atrás a su furgoneta, con tan mala suerte que en ese momento una mujer con un coche verde estaba en su camino y le hizo un bonito boquete parecido a la depresión del Guadalquivir.

Evidentemente, la mujer salió del coche, vio el desperfecto de chapa y pintura, y miró al asiático con una mirada en la que se podía leer que esperaba que le pusieran el culo como la bandera de Japón, pero sin embargo el chino se hizo el sueco y tomó las de Villadiego, dejando a la mujer del coche arrugado negra de furia e indignación.

Tratando de alejarme del campo de batalla, por si acaso se escapaba algún golpe de kárate hacia mi persona, me fui hacia la derecha, donde misteriosamente el suelo era un barrizal más propio de la jungla amazónica y donde había charcos que parecían el lago Victoria. Precisamente en dicho lago-charco había un grupo de moros depotricando en árabe ( posiblemente amenazando con lanzar la Yihad contra el charco ) debido a que al salir del coche se habían hundido en sus aguas hasta el tobillo.

Todo esto paso en unos cinco minutos, y si lo reflejo es para que aquellos que piensan que estoy medio loco se den cuenta que, tras las cosas que me pasan a diario, demasiado cuerdo estoy.

5 comentarios:

E-sther dijo...

Yo me lo imagino contado por Alex con su Z y me parto!

Diana dijo...

jajajja q buenoooooooo este chico tiene un iman para las frikadas! jajaja

Rig dijo...

Ains, que me sonrojo con tanta adulación hacia mi persona. Lo más gracioso es que, quienes me conocéis, sabéis que todas esas cosas raras y alocadas me ocurren de verdad, que no me las invento. Así que no sé si será un imán o una maldición vudú, pero al menos está claro que aburrirme no me aburro y que cada día es una aventura nueva.

ODRY dijo...

Nena Cinco minutas dan para tanto en este mundo de locos, je je je

Un besote.

Nahia dijo...

Me ha encantado la anécdota que además está contanda con mucha gracia!! A veces la realidad supera a la ficción...